D46160C2-BEC1-4733-BE41-FCE9C7F90F3D

Un total de 66 estudiantes se matricularon vía cupo garantizado PACE y 107 por habilitación PACE en la Universidad del Bío-Bío, en nuestras sedes de Concepción y Chillán.

Desde temprano, jóvenes de diversos puntos del país llegaron hasta las sedes UBB y puntos habilitados a matricularse en nuestras carreras. Como un beneficio extra de acceso a la universidad a través de sus notas y asistencia, los estudiantes PACE completaron 64 cupos de los dispuestos por nuestra casa de estudios.

Uno de ellos fue Richard Peñailillo Ramírez, del Liceo Politécnico Rosauro Santana Rios. “Vine por la carrera de Ingeniería de Ejecución Electrónica porque en mi colegio estudiaba Electricidad y me llamaba bastante la atención esta otra área. Hubo mucha asesoría de familiares, amigos y conocidos que estudiaron acá, lo que se suma al PACE  como un regalo. Siento que le da oportunidades a las personas que nos esforzamos bastante en el colegio pero que en la PSU no nos va bien”

En esta nueva aventura de su vida, lo acompaña su madre. “Mi hijo mayor me hace muy feliz por sus logros. No esperaba que pudiera llegar a la universidad, porque nuestro nivel socioeconómico no lo hace posible. Pero él se esforzó y consiguió  becas, y gracias al Señor y al programa PACE pudo entrar a la universidad”, comentó la señora Jéssica Ramirez Escobar.

Desde el Liceo Politécnico Carlos Montané Castro de Quirihue, Víctor Salgado Durán ingresó a la carrera de Ingeniería de ejecución en electricidad, pasando antes por mucha incertidumbre. “Salí llamado en Pedagogía en la UBB sede Chillán pero no era mi primera opción. Esperé el segundo llamado a matrícula y felizmente pude cambiar mi carrera. La experiencia del programa pace en el liceo fue muy buena. Las actividades fueron muy recreativas y lo que más hicimos fue trabajo en grupo. Me ayudaron a no rendirme nunca y a querer superarme, pendiente de mis notas y nunca rendirse, que ese es el punto del PACE”, contó.

Su madre Clarisa Durán también lo acompañó en todo el proceso. “Me parece genial, luchamos mucho por lograr esto y fue posible que quedara matriculado en la carrera que quería. Ahora hay que empezar a tirar para arriba y apoyarlo. Uno le entrega su hijo a los profesores y espero que lo acompañen mucho, junto a sus compañeros de Quirihue”.

El siguiente paso para los estudiantes de primer año será asistir a la Semana de Inducción, a principios de marzo de 2019.

Felices por ser PACE-UBB: nuevos estudiantes generación 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *